Los hombres solteros y asalariados, los que solicitan más créditos rápidos

Existe el mito entre la población española de que los créditos rápidos que conceden las compañías de capital privado los utilizan, sobre todo, aquellas familias que tienen a más de un miembro en el paro y que necesitan dinero desesperadamente para llegar a fin de mes. Sin embargo, varios estudios desmienten esta leyenda urbana, pues refleja que el solicitante medio de estos productos es un hombre sin hijos, de entre 30 y 39 años y asalariado.

La rapidez y la comodidad, lo más valorado por sus consumidores

Según los estudios de los usuarios que han elegido los minicréditos en 2016, estos demandantes de financiación han elegido los créditos rápidos por encima de estos productos por su rapidez de concesión y la comodidad de poder realizar todos los trámites a través de Internet. Estas dos características distinguen a los préstamos urgentes privados de los bancarios, pues las entidades financieras tradicionales no son capaces de otorgar sus productos con tanta inmediatez y sin pedir apenas documentación.

La adecuación del importe es otra de las condiciones más valoradas por los consumidores de créditos rápidos, pues a diferencia de los bancos, los prestamistas privados sí prestan pequeñas cantidades de dinero. Por ejemplo, algunas compañías concede minicréditos desde 50 euros hasta un máximo de 1.000 euros, a devolver en un plazo de hasta 90 días.

Otras ventajas que han seducido a los demandantes de créditos rápidos son el hecho de no tener que dar explicaciones de ningún tipo a la empresa prestamista, no tener que presentar avales (con lo cual no es necesario implicar a un tercero para conseguir el crédito) y la absoluta transparencia de todo el proceso de contratación, pues en todo momento se sabe cuánto dinero habrá que pagar para reembolsar el préstamo y cuándo se tendrá que realizar dicho abono.

Por todo esto, muchos solicitantes de financiación se han decantado por estos productos para solucionar sus problemas de liquidez coyunturales. Según el estudio, los consumidores de préstamos rápidos los han utilizado, básicamente, para afrontar el coste de imprevistos como el pago de multas inesperadas, el abono de impuestos o la reparación de averías, entre otros contratiempos puntuales.

Catalanes y madrileños, los que piden más créditos rápidos

En cuanto a la distribución geográfica de las solicitudes, Cataluña es la Comunidad Autónoma desde la que se remiten un mayor número de peticiones de préstamos rápidos (22 %), seguida por Madrid (18 %) y Andalucía (14 %). También es destacable el volumen de solicitantes que residen en la Comunidad Valenciana y en Canarias, que representan un 11 % y un 8 % de total del territorio español respectivamente. En cambio, los riojanos y los cántabros fueron los que menos utilizaron este tipo de préstamos, además de los ciudadanos de Ceuta y de Melilla.