La economía española frena su aceleración

La economía española pierde dinamismo. La información sobre el PIB, los negocios, el intercambio, la industria de viajes y la utilización, entre otros, comienzan a demostrar decaimientos que pueden poner en peligro las cifras de desarrollo, que ahora están por debajo del 3%.

Cuando se desvanecen algunos vientos de cola, las estimaciones monetarias informadas por el gobierno de Pedro Sánchez pueden enfatizar la desaceleración.

La economía española está empezando a perder energía después de la desaparición de una parte de los «vientos de cola» que la han impulsado últimamente.

Los marcadores más recientes, por ejemplo, la caída de tres meses en el intercambio minorista o la información comercial más notoriamente mala en agosto desde 2008, han afirmado el atasco de registros en cuanto al sólido desarrollo mantenido en medio de la recuperación.

En este contexto de atonía, las estimaciones monetarias declaradas por el gobierno de Pedro Sánchez pueden restringir estrictamente el borde de la actividad en caso de problemas.

«Para mantener el desarrollo, se requieren más convicciones sobre las opciones de arreglos monetarios y numerosas estimaciones financieras que el Gobierno declara que no se han adoptado», aclara Alicia Coronil, jefe de Economía del Círculo de Empresarios.

El patrón de desaceleración de la economía actual

El patrón de desaceleración es actualmente visto en la información trimestral del PIB, que inesperadamente desde 2015 se desarrolla a una tasa interanual de menos del 3%.

Asimismo, se distingue por cada uno de los examinadores asesorados por EXPANSIÓN, a pesar del hecho de que coinciden en que esta desaceleración se predijo en ese momento en sus evaluaciones, considerando la desgracia en la dimensión familiar de la motivación subyacente de la recuperación y los cambios antagónicos.

En la situación global. Las regiones donde más se observa este patrón es la utilización de la familia, que solo es confiable para prácticamente el 50% del PIB.

A partir de ahora, en el último trimestre, su compromiso con el desarrollo se redujo en cinco décimas debido a algunos componentes.

La asistente celestial Talavera, un investigador de Oxford Economics, muestra la importancia de «la mermelada de madera en los negocios», ya que ahora las familias comienzan a gastar más a medida que aumenta su paga.

A esto se suma la desaparición del interés de la represa en medio de la emergencia y, en particular, el sólido rebote en la hinchazón debido al petróleo, que disminuye el dinero extra de las unidades familiares.

En un entorno de aumentos salariales bajos y con una tasa de fondos de reserva mínima baja, las familias no tienen ninguna ventaja para seguir expandiendo el gasto, una circunstancia que se agravaría considerablemente más si, según lo declarado, el Gobierno aumente en los próximos meses.

La disminución continua en el intercambio también se ha visto afectada por la disminución en las entradas de vacacionistas.

Posadas, transporte, tiendas, asentamientos … el resumen de los sectores empresariales que dependen de la inundación y el costo de los viajeros es amplio y utiliza a más de 2.6 millones de personas en España.

Por lo tanto, los resultados de la caída en el uso y la entrada de individuos podrían afectar negativamente a las empresas y, de esta manera, en la utilización local.

El cansancio en las cifras de aterrizaje se espera, desde un punto de vista, hasta el aumento de los costos del petróleo, lo que ha hecho que el transporte sea cada vez más costoso.

Por otro lado, la energía sobre el euro, en contraste con diferentes estándares monetarios, por ejemplo, la lira turca, que experimentó un fuerte deterioro en agosto, puede hacer que estos objetivos del arco mediterráneo, con una oferta de sol y costa como España, progresivamente agresivo.

La expansión en intensidad se suma a la confiabilidad más prominente que aprecian, en oposición a la aparente fragilidad en Cataluña.

Por lo tanto, el interés por los británicos, franceses y alemanes, tres mercados clave para España, se traslada a Grecia, Egipto, Turquía o Túnez.

La pérdida de intensidad en España se refleja, además, en un atasco en las tarifas, que se están desarrollando hasta ahora.

El PIB, restándole compromiso

Una de las razones es que la gran diferencia que tiene España con respecto a sus cómplices europeos es superior a la de la UE, «eso disminuye la intensidad y aparece en el bolsillo», aclara Alicia Coronil.

Esto se suma al atasco de troncos experimentado por las economías de la Unión Europea, a las que España dirige el 66,5% de su negocio, lo que puede suponer una carga para el desarrollo de las tarifas.

A la espera de los próximos meses, no debemos descartar el desarrollo de la libra, cuyo deterioro debido al impacto del Brexit podría hacer que las organizaciones españolas vendan menos o pierdan su oferta en el Reino Unido.

Los peligros proteccionistas de Donald Trump, con la expansión de los impuestos a la aceituna oscura, o la posibilidad de imponer gravámenes a los automóviles, también ponen en línea el desarrollo de la bolsa exterior.

Este agotamiento general de la utilización, la industria de viajes y las tarifas hace que España pierda una parte significativa de la energía proporcionada por aquellos que hasta este momento habían sido los motores principales de la recuperación financiera.

Lo que ocurre a partir de ahora es que aquellos indicadores que experimentan un avance cada vez más positivo tienen menos peso en el PIB y, posteriormente, una menor capacidad para impulsar la economía.

Es la situación del desarrollo, que después de haberse unido con un cierto aplazamiento a la recuperación, es actualmente cuando se está levantando la base.

Además, es lo que ocurre con la especulación, que se desarrolla en tasas interanuales cercanas al 5%.

Esto implica que los agentes mantienen al día su confianza en el gran avance de la economía española, pero esto puede verse roto si las indicaciones de atonía incluyen un efecto negativo en su movimiento de proporciones monetarias y laborales del Ejecutivo.

Esa es la razón por la que esta semana, la Ministra de Economía, Nadia Calviño, se preocupó en la EXPANSIÓN de que «el desarrollo seguirá siendo fuerte en los próximos meses».

El sacerdote garantizó que el Ejecutivo mantendrá su estimación de desarrollo actual durante el año en curso en 2.7%, una décima por debajo del acuerdo de los especialistas de Funcas en julio pasado.

Según Raúl Mínguez, jefe de investigaciones de la Cámara de España, la desaceleración es hasta ahora «moderada», y está dentro de lo previsto por la mayoría de las cifras, que no deben limitar las enormes enmiendas descendentes.

En cualquier caso, requiere una capacidad de juicio poco común incluso con los principales peligros que anticipan a la economía española por el momento, por ejemplo, el ajuste en el enfoque monetario del BCE, las repercusiones de las emergencias en los mercados en desarrollo o los resultados de la crisis, guerra de negocios Provocado por Donald Trump.

A condición de que la economía española enfrente estas dificultades para el futuro, María Jesús Fernández, investigadora principal de Funcas, señala que «no se ha creado ninguna molestia, aparte de la parte abierta».

Se centra en lo que la mayoría de los examinadores piensan sobre la deficiencia fundamental de la economía española, que a pesar de sumar tres años continuos con el desarrollo más notable en Europa, continúa con una obligación abierta cercana al 100% del PIB.

El déficit abierto se ha convertido en el más elevado de toda la Unión, cerrando hace un año por encima del 3%, lo que deja mucho espacio para la actividad del Gobierno ante la posibilidad de que el ciclo actual termine siendo antagónico.

Esa es la razón por la que el minuto actual requiere el conocimiento de las medidas que contribuyen con los registros abiertos de igualación, mantener la seguridad de los visionarios de negocios a pesar del paro y el reenvío de la economía para que, cuando se agote el poder subyacente de la recuperación, se da cuenta de cómo mantener la gran influencia de los últimos años.

Fuente: expansion.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *